.............Aúlla a la Luna, no te arrepentirás..............

The bard's song will remain

Myself, three personalities on my own

Two Clouds Considered to be so cool and calm. His role is the trickster, imparting lessons through his pranks, pranks that can be far from pleasant. Just as important is his ability to act as a voice of dissent or devil's advocate with far less fear of punishment. In a society as traditional and conservative, a free-thinking individual with the right to speak his or her mind is absolutely important, whether to encourage change or to reaffirm the current position through the challenges he provides. His duty is to provide a contrasting view, and also to help their friends find their quarry, or to elude their pursuers. He may also use humor to lighten the mood or break up arguments, often acting as an "omega" to turn hostilities toward themself.
Adopt a Dragon or pet of your own at http://www.thedragonisle.com!

divendres, 15 d’abril de 2011

“…we are part of the story, part of the tale…”


Ensimismado en palabras que cobran diferentes vidas y a las que se le pueden atribuir diferentes significados, ve reflejadas las ansiedades y necesidades y logros y deseos de otras personas que ponen en su mente las imagenes de sus ideas y las pintan de diversidad y de anonimato. Así le atrapa el siguiente amanecer, con las manos en la paleta de letras, dando forma a un sueño nunca perseguido y nunca deseado. Quizá consiga hacer de ésto un proyecto con final y que no quede abandonado en los primeros estadíos de su nacimiento. Cierra todas las ventanas pero entreabre un pequeño portón para poder asomarse a un mundo bizarro de conocimiento supremo, donde brilla por su ausencia la fuerza de voluntad.

Y lo escupe con tesón sobre el virgen fondo de la ventana sin reflejo y sin transparencia, plasmando todos y cada uno de sus pensamientos. Hipocrita cínico está hecho pues no plasma ni la mitad del conocimiento que tiene ni tampoco la mitad de lo que quisiera dar a conocer. Llegará el día que lo haga, o eso espera, pero mientras tanto se conforma con escribir un primer capítulo introductorio, unas páginas para situarse él mismo en este nuevo mundo y situar a todo aquel a quien pueda dirigirse. No hay prisa, así que con suavidad teclea palabra a palabra, frase a frase, toda la serie de pensamientos que no escapan al tiempo y quedan como reminiscente de su pensamiento cuerdo.

Ah! Que iluso! Como si el hecho de aplicar suavidad al tecleo hiciese que las penas fuesen más dulces o incluso llegasen a ser agradables.

La Luz empieza a molestarle, los sonidos que trae la mañana también, los bostezos causados por la falta de sueño y las dosis de drogas ingeridas premeditadamente empiezan a ser más frecuentes y seguidos incitándole a abandonar o, cuando menos, posponer la tarea que trae entre manos hasta que de nuevo la escasez de luz y de ruidos molestos y cansinos le faciliten la labor de poder distraerse haciendo una de las pocas cosas que le gustan.

dilluns, 4 d’abril de 2011

La Mañana

La Mañana

Abril, inicio de privamera. La claridad gris de un cielo nublado le hizo darse cuenta de la hora tardía que era. Se había sumergido otra vez en esos mundos imaginarios que le distanciaban de esta realidad que nos envuelve. Ojos rojos y mirada cansada, cuerpo pesado y dolor de espalda, se arrastra como puede hasta llegar al cuarto de baño donde prepara para cortarse el pelo y adecentarse la barba. Se podría afirmar que no tiene un estilo característico ni una imagen propia, unas veces de una manera y otras de una totalmente diferente. Reflejo claro del rumbo que no tiene en su vida. Le espera su médico de cabecera para una visita rutinaria y ahí está, escuchando música mientras se acicala lo mínimo indispensable para no llamar la atención más de lo que habitualmente ya hace.

Tras un último vistazo a las últimas noticias coje su chaqueta, saca una grajea de goma de mascar y emprende la ruta corta y triste hasta el centro de atención médica. Allí, tras esperar unos minutos le atiende su médico. “pase al consultorio 5, sientese en la camilla y relajese que en breve iré a tomarle la tensión”. Suerte que llevaba su libro para entretenerse y olvidar el motivo de la consulta y el nerviosismo que despierta en él.

"Francia, 1815, Napoleón regresa de su destierro en la Isla de Elba y a su paso va reuniendo cada vez más y más soldados y gentes que simpatizan con él..." Lo que tiene darse cuenta que más vale malo conocido que bueno por conocer.

Por fin el médico aparece de nuevo, le hace el chequeo y le da día y hora para la visita con la infermera. Hay que esperar una semana y un día más.

El paseo de regreso se antoja corto y sin embargo se hace eterno. Cada paso es un alfiler que, con suma delicadeza, perfora todos los puntos de dolor que pueda tener alguien en la espalda y la meta no proporciona alivio alguno pero hay que llegar. Espera el cocktel de Iboprufeno con Paracetamol bañado por una chispeante gaseosa para disimular los gustos de tan amargos sabores.

Se sienta delante de su ventana al mundo y lee los titulares de las últimas noticias... ¿o deberíamos decir de las catástrofes? Nada positivo saca de los titulares por lo que no se lee ninguna de las noticias, Mal de muchos, remedio de tontos. Decide acostarse a ver si le pasa el dolor ahora ya mitigado despues de ingerir su ración de drogas correspondientes y pide que le despierten a la hora de comer.

Come y vuelve a asomarse a esa ventana opaca de conectividad distante y diáfana, se pierde en miradas vacías y en silencios mudos. Por mucho que lea no aprende y por mucho que aprende apenas si se sacia. Las horas transcurren con una velocidad pasmosa haciendo que llegue el anochecer sin ser anunciado y con él la cena y la diversión de más horas con la mente centrada en el exterior de esa ventana. Su único consuelo real es poder escuchar música constantemente, alejar el silencio con vibrantes sinfonías de diferentes estilos y tendencias.

D.r.D