.............Aúlla a la Luna, no te arrepentirás..............

The bard's song will remain

Myself, three personalities on my own

Two Clouds Considered to be so cool and calm. His role is the trickster, imparting lessons through his pranks, pranks that can be far from pleasant. Just as important is his ability to act as a voice of dissent or devil's advocate with far less fear of punishment. In a society as traditional and conservative, a free-thinking individual with the right to speak his or her mind is absolutely important, whether to encourage change or to reaffirm the current position through the challenges he provides. His duty is to provide a contrasting view, and also to help their friends find their quarry, or to elude their pursuers. He may also use humor to lighten the mood or break up arguments, often acting as an "omega" to turn hostilities toward themself.
Adopt a Dragon or pet of your own at http://www.thedragonisle.com!

dijous, 20 de desembre de 2012

'til the End


En el momento que se me cerraron los ojos apareció un cielo iluminado por miles de estrellas que recortaban tu silueta sentada en un banco. Poco a poco la aparición de la Luna te otorgaba sombras más oscuras y tonos grises y reflejos cromados brotaban de tu pelo negro, suelto que se mecía suavemente con la brisa imperceptible de la noche clara. 

El susurro de tu risa me llega e inmediatamente me relaja. Alzo mi hocico al cielo, echo mis orejas hacia atrás e inspiro profundamente para que del fondo de mi pecho, quizá demasiado hondo, nazca un aullido revelador. Se lo lleva todo, penas y alegrías, preocupaciones y esperanzas, llantos y risas... Todo. Sólo deja la sensación de verlo todo y sentirlo todo como si fuese la primera vez. 

Algo falta... tu olor. 

Por más que olfateo el aire no te percibo. 
Miro al banco y ya no estás. 
Paseo mi mirada por el horizonte y no se dibuja tu silueta por ningún lugar. 
Finalmente alzo mi vista al cielo, con las orejas gachas y los pulmones repletos de aire de añoranza preparado para llegar hasta la Luna que, pálida y tranquila, me observa, y veo una estrella fugaz que me dedica tu sonrisa.

D.r.D

dijous, 19 de juliol de 2012

No tenía cambio.


El límite era la orilla del río. El puente era una moneda. La compañía, un barquero. El destino, salir del mar de brumas.

Me hallé enfrentando realidad con ficción, dolor con llanto, lo que se sabe y lo que no se quiere saber. 

No cesaba de mirar la moneda en mi mano. Fría, pesada, mate, traicionera.

La oscuridad que me rodeaba iba desapareciendo a medida que un pequeño farolillo, colgado del mascarón de proa de la barca, se iba acercando. Las brumas iban tomando forma, mis fantasmas se hacían cada vez más tangibles y menos aterradores.

Miré hacia abajo y vi el río. Todo eran arrepentimientos y sufrimientos, todo eran "ojalá ..." y " y si ..." y yo estaba sumergido en esa mugrienta agua hasta el cuello, quizá un poco más incluso. Brotaban palabras de la herida de mi pecho y todas ellas se diluían en semejante caldo de cultivo. Sólo aquellas que escribí tiempo atrás permanecieron inalterables; dentro de su sobre cerrado, en su velero de metal varado en tierra firme.

No cesaba de mirar la moneda en mi mano. Fría, pesada, mate, traicionera.

Llegó la barca a mi lado. El barquero alargó su esquelética mano hacia el principio de la pequeña pasarela que unía la barca con tierra. Mis fantasmas fueron pasando delante mio, cada uno entregando mi misma moneda, cada uno pagando su peaje para ir más allá del río. 

Me quedé el último, nada quedaba en la orilla excepto yo. Por no quedar, no quedaba ni suelo, ¿lo había habido alguna vez?

No cesaba de mirar la moneda en mi mano. Fría, pesada, mate, traicionera.

Escuché una voz, un grito de lamento. Un desasosiego harto conocido. Ese que me ha perseguido toda la vida y creo qué siempre me perseguirá. Mi pequeño estigma. 

Tendí la moneda al barquero.

No cesaba de mirar la moneda en mi mano. Fría, pesada, mate, traicionera.


Estoy cansado de la historia que se repite y cual imán atraigo lo que no puedo tener. Con un gesto de alzamiento de la cabeza el barquero me miro a los ojos y supe que algo no andaba bien. 

No entendía que pasaba, porque el barquero no cogía la moneda y me franqueaba el paso.

En mi mano ya no sujetaba una moneda, era mi propio corazón. Frío, pesado, mate, traicionero pero que parecía que lentamente recuperaba su lento retumbar. 

El barquero me lo dejó claro. Esa moneda no sirve para cruzar el río.


D.r.D

A ti, canto de sirena o faro en la oscuridad.